sábado, 14 de enero de 2012

Hipoclorito de sodio, usos y preparaciones

HIPOCLORITO DE SODIO
Dr.Ricardo Caritat

Desinfección es el proceso de eliminación de microorganismos que se aplica sobre objetos inanimados del ambiente.

Antisepsia es el que se aplica sobre la superficie de la piel y las mucosas de los seres vivos, con sustancias de baja toxicidad aptas para ello.
El hipoclorito de sodio es, seguramente, uno de los desinfectantes de uso más extendido por su efecto rápido y bajo costo, si bien es un desinfectante de mediano nivel (la escala va desde desinfectantes de alto nivel a los de bajo nivel). Se emplea desde hace muchos años pero en los últimos tiempos se ha jerarquizado su utilización con motivo de la presencia del virus de la
Hepatitis B y el del SIDA y la aparición del cólera en América Latina.
En nuestro medio existen los virus mencionados y se establecen medidas para su eliminación y evitar su propagación; el riesgo del cólera sigue estando presente en nuestro país.

Hay algunas recomendaciones para el uso adecuado del hipoclorito de sodio que deben ser respetadas para conseguir la mayor eficacia y disminuir los efectos adversos:
  1.  Debe utilizarse la concentración adecuada para el fin previsto. Una concentración menor puede no conseguir el objetivo deseado, con una falsa sensación de seguridad; una concentraciónmayor que la necesaria expone a efectos adversos innecesarios: oxidación de material, blanqueo de ropas de colores y costo mayor.
  2. Las soluciones de uso deben prepararse frescas cada 24 horas: el hipoclorito es inestable y se degrada con el paso del tiempo.
  3. Las soluciones deben ser contenidas en recipientes opacos a la luz , uno de los factores de degradación del hipoclorito.
  4. No debe agregarse nada a las soluciones de hipoclorito pues puede afectar su estabilidad: sólo debe contener la cantidad adecuada de solución madre de hipoclorito y agua limpia.
  5. La solución debe prepararse comenzando con la solución madre de hipoclorito y luego se agrega agua hasta completar el volumen deseado: de este modo el hipoclorito se distribuye uniformemente en la solución.
Hay algunos problemas que crean dificultad para el uso adecuado del hipoclorito de sodio:

  • Existen diversas maneras de expresar su concentración, utilizando unidades distintas, que generan confusión.
  • Existen diversas soluciones originales de hipoclorito que pueden adquirirse en droguerías, farmacias o comercios de plaza, con nombres y concentraciones diferentes, a veces expresadas en unidades distintas.
  • Se recomiendan soluciones finales de distinta concentración para usos similares.
  • Se recomiendan diversas maneras de preparar las soluciones finales para el uso concreto, utilizando instrumentos de medida imprecisos: cucharas, vasos, tazas, etc.
El material que sigue procura contribuir a la clarificación de estos aspectos para que se logre un uso adecuado del hipoclorito de sodio.

concentraciones del hipoclorito de sodio.
Hay 4 maneras de expresar la concentración de soluciones de hipoclorito de sodio, que tienen en cuenta el cloro libre que contienen, su principio activo:
  1. gramos por ciento (%, g/100 ml);
  2. gramos por litro (g/litro);
  3. partes por millón (ppm);
  4. grados clorométricos.
En la tabla que sigue se expresa la equivalencia de las mismas. 1 parte por millón equivale a 1 miligramo por litro (mg/litro). 1 grado clorométrico equivale a 3 000 ppm, que a su vez equivalen a una concentración de 0.3%.


En DROGUERÍAS se consiguen soluciones CONCENTRADAS de hipoclorito de sodio que se designan como "100% puro" (que realmente es al 10% = 100 g/litro = 100 000 ppm = 33 grados clorométricos) y "50% puro" (que realmente es al 5% = 50 g/litro = 50 000 ppm = 17 grados clorométricos).

En los COMERCIOS DE PLAZA se compran diversas soluciones de hipoclorito de sodio que tienen nombres comerciales distintos: "ABA"; "Agua Clorada"; "Agua Jane"; "Agua Lavandina Sello Rojo"; "Solución Cristal", etc. y que tienen concentraciones de 4-5% = 40-50 g/litro = 40 000-50 000 ppm, 13-17 grados clorométricos, hasta de 8% = 80 g/litro, 80 000 ppm, 27 grados clorométricos y "Electrón" que tiene una concentración 10 o más veces menor, de 0.5% = 5 g/litro = 5 000 ppm, 1.7 grados clorométricos.

También existen soluciones con "DOBLE CONCENTRACIÓN".

POR ESO ES NECESARIO, SIEMPRE, PRESTAR ATENCIÓN A CUÁL ES LA CONCENTRACIÓN INICIAL, A EFECTOS DE HACER LAS SOLUCIONES FINALES ADECUADAS.

usos del hipoclorito de sodio.
La tabla muestra 5 usos del hipoclorito de sodio conjuntamente con la finalidad que se persigue y la concentración recomendada de la solución final de uso.


Se presentan dos expresiones de la concentración: partes por millón y gramos por ciento (g%).

La expresión en gramos por ciento es la más práctica, salvo para hacer agua potable, en que la concentración es tan pequeña que es más fácil expresarla en ppm.

La solución 1, al 1%, es la más concentrada para uso corriente. Asegura la eliminación de la mayoría de las bacterias patógenas (incluyendo el agente del cólera) y hongos, pero también el virus del SIDA y el de la Hepatitis B (que es uno de los más resistentes). Se utiliza para el tratamiento de instrumental de laboratorio o de hemoterapia, así como guantes y material inyectable, que han estado en contacto con sangre, secreciones orgánicas o pus o de 2 las bolsas de plástico en las que se eliminan los materiales contaminados previo a su tratamiento final. Tiene capacidad de oxidar metales y blanquear ropa de color, por eso no debe utilizarse más que con la finalidad concreta.

La solución 2, al 0.5%, es equivalente al Electrón puro (al 0.5%, no el de doble concentración): elimina bacterias y el virus del SIDA, pero no el virus de la Hepatitis B. Puede utilizarse también en el tratamiento de heridas, escaras, etc.

La solución 3, al 0.25%, se utiliza para eliminar bacterias de pisos, paredes, ventanas, etc. No elimina el virus del SIDA ni el de la Hepatitis B. Tiene menor capacidad oxidante y afecta menos a los metales.

La solución 4, al 0.025%, es la utilizada en el tratamiento de frutas y verduras, utensilios de comedor así como ropa blanca y de cama y para enjuague de manos: elimina solamente bacterias (incluyendo el agente del cólera y los de otras infecciones entéricas), no es capaz de eliminar el virus del SIDA ni el de la Hepatitis B. Prácticamente no oxida los objetos metálicos, aunque sí blanquea ropa de color.

La solución 5, solamente se utiliza para hacer agua potable a partir de agua limpia. Solamente elimina las bacterias comunes, tiene una concentración mucho menor, de 3 ppm.

Debe permitirse un tiempo mínimo de contacto entre la solución de hipoclorito y los objetos que se quiere desinfectar: el tiempo mayor es para sangre, que requiere entre 30 minutos y 1 hora. El hipoclorito se degrada en contacto con las sustancias orgánicas, por lo que sólo debe utilizarse una vez. Para uso posterior debe emplearse una solución fresca recién preparada.

En MIDU el único uso que se daba a la solución madre al 5% era para el tratamiento de los sifones de drenaje de lavamanos y del resto del equipamiento sanitario como lavachatas, waters y bidets o los drenajes del piso: utilizada una vez por día resulta diluida en el agua contenida en los sifones y elimina las bacterias que se mantienen en el agua y reentran al ambiente desde allí. Es muy oxidante de metales, no debe utilizarse para otros fines o con más reiteración.

preparación de soluciones de hipoclorito de sodio.
La tabla muestra cómo preparar las 5 soluciones finales de hipoclorito, a partir de una solución madre al 5% (se consigue en droguerías y comercios de plaza).

Se hace hincapié en la utilización de instrumentos de medida confiables (jeringas de plástico descartable, jarras de plástico graduadas, son de bajo costo en farmacias o comercios) y no de cucharas, tazas, vasos, etc. de los que hay muchas variedades que miden volúmenes distintos.

Se diagraman distintos volúmenes de cucharas de sopa de uso corriente. Véase que, según la que se utilice (10, 15, 20, 25 ml), la concentración de la solución final puede resultar el doble o más. Lo mismo ocurre con las cucharas de té (3, 5 ml) e igual cosa con los vasos (250, 300 ml).